CARTAS AL DIRECTOR: BUS DE LA LIBERTAD EN TALCA

Sr. Director de el diario de maule.

La reciente irrupción del mal llamado bus de la libertad en Talca, ha encendido los ánimos y generado una intensa controversia no exenta de polémica, dividiendo claramente a la comunidad maulina en base a concepciones ideológicas y doctrinarias que pretender imponer una agenda política alejada de los principios democráticos y de Derechos Humanos de la diversidad sexual en el país.

El 2017 es un año crucial para el desarrollo de iniciativas legislativas y la consecuente adopción de planes de trabajo de las futuras autoridades, es claro que el clima electoral imperante en el país, es una tribuna apropiada utilizada por algunos sectores para impedir avanzar en cambios culturales, políticos y legales en Chile pro diversidad, lo que es un claro indicador de la existencia de una cultura discriminatoria que aún fomenta y alienta la marginalización social de la comunidad LGTBI, al tiempo que tolera la vulneración continua de los derechos humanos de las personas trans, marcadas por el continuo abuso institucional.

En este contexto, es importante comprender que los derechos personales de la comunidad LGBTI no restringen los derechos personales de otras personas, sino que apuntan a reconocer los derechos personales de todos y la libertad para ejercerlos libremente sin temor a ser discriminados. Por lo que la circulación de este bus solo puede entenderse como una incitación al odio y la división.

Nuestro país ha avanzado significativamente en el reconocimiento de la diversidad y la no discriminación; sin embargo, iniciativas como las descritas son claros indicadores que la cultura homofóbica y transfóbica aún está muy presente en la sociedad. Tales hechos amparados en la supuesta libertad de expresión permiten el odio hacia las minorías y entorpecen la tramitación de iniciativas legales para proteger a las comunidades más vulnerables. Asimismo, divide a la opinión pública y genera una falsa y equivocada percepción en la comunidad respecto a las legítimas demandas del colectivo LGTBI, por lograr una plena inclusión y respeto sobre los derechos personales y constitucionales todavía vedados por el Estado de Chile.

Esperamos que estos hechos permitan generar un diálogo de alto nivel, constructivo y que permita avanzar en la eliminación de las brechas y vulnerabilidades de un importante colectivo de nuestra sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *